Chistes absurdos

Marcianos amigos

- ¿Papá, los marcianos son amigos o enemigos?
- ¿Por qué lo preguntas, hijo?
- Es que se están llevando a mi abuelita.
- Pues entonces, son amigos!!!

Average: 9 (2 votes)
Categoria

Cazador muerto

Dos cazadores se encuentran persiguiendo a una presa por el bosque cuando uno de ellos cae al suelo. El hombre parece haberse quedado sin aliento y tiene los ojos vidriosos. Su compañero agarra el teléfono, llama al número de emergencias y dice jadeando:
– ¡Mi amigo está muerto! ¿Qué puedo hacer?
La operadora le dice:
– Tranquilícese, puedo ayudarlo. Primero asegurémonos de que efectivamente está muerto.
Se crea un silencio y a continuación se escucha un disparo. Al volver al teléfono, el amigo dice:
– De acuerdo, y ahora ¿qué?

Average: 10 (1 vote)
Categoria

Nombres poco útiles

Habían tres amigos que se llamaban Tonto, Nadie y Ninguno.
Tonto va y le dice al policía:
Nadie se cayó al pozo y Ninguno lo está ayudando.
Entonces el policía le responde:
¿Usted es tonto?
Sí, ¡Mucho gusto!

Average: 9 (1 vote)
Categoria

Amigo cazador

Dos amigos van de caza al bosque. De camino uno de ellos cae al suelo y queda inmóvil, con los ojos abiertos como si estuviera muerto y no da ninguna señal de vida.
Entonces el otro (que no era muy espabilado) llama a servicio de urgencias desde su móvil y dice:
- ¡Socorro! ¡mi amigo parece estar muerto!, ¡no se mueve!
- Tranquilícese señor, primero que debe de asegurarse que realmente esté muerto.
Entonces el hombre, deja el móvil en el suelo , coge su escopeta, le apunta y dispara.
- Hola, sí, ahora sí estoy seguro de que esta muerto. ¿Y ahora qué hago?

Average: 9 (1 vote)
Categoria

El Rey y el pronostico del tiempo

Había una vez un rey que quería ir a pescar. Llamó al meteorólogo real y preguntó por el pronóstico del tiempo para las próximas horas. El meteorólogo le aseguró que no había ninguna posibilidad de lluvia en los próximos días.
Así que el rey fue a pescar con su esposa, la reina. En el camino se encontró con un granjero que iba en su burro. Al ver al rey, el granjero le dijo:
– Su Majestad, debe regresar al palacio de inmediato porque en poco tiempo una gran cantidad de lluvia caerá en esta zona.
El rey hizo caso omiso confiando en su pronosticador profesional del tiempo. Así que siguió su camino.
Poco tiempo después una lluvia torrencial cayó del cielo. El rey y la reina quedaron totalmente empapados y su séquito se rió al verlos en ese estado tan vergonzoso.
Furioso, el rey regresó al palacio y dio la orden de despedir al profesional. Entonces convocó al granjero y le ofreció el prestigioso y muy bien pagado trabajo de pronosticador real.
Pero el granjero le contestó:
– Su Majestad, no sé nada de previsiones, obtengo mi información de mi asno, si veo las orejas de mi asno caer, significa con certeza que lloverá.
Así que el rey contrató al burro. Y así comenzó la práctica de contratar burros para trabajar en el gobierno y ocupar las posiciones más altas e influyentes.

Average: 9 (1 vote)
Categoria

En tu casa o en la mía

Están dos borrachos en un bar a las tantas de la noche. Como es tan tarde, el bar ya tiene que cerrar, así que le dice uno al otro:
–Oye, ¿por qué no nos vamos a mi casa y seguimos allí empinando el codo un rato?
–¡Muy bien!
Salen y se ponen en marcha. Entonces el otro cambia de idea:
–Mira, mejor vamos a la mía, que está más cerca.
–¿Qué dices, hombre? La mía está mucho más cerca, ya verás.
Y siguen así discutiendo hasta que llegan a un portal:
–¿Ves como estaba la mía más cerca? ¡Ya hemos llegado!
–¿Pero qué dices? ¡Si esta es mi casa, no la tuya!
–Anda, tú estás borracho, es mi casa, copón.
–Bueno, pues hacemos esto: llamamos a la puerta y así vemos de quién es.
Llaman, y sale una señora, que grita:
–¡Muy bonito, muy bonito! ¡Los dos borrachos! ¡¡Padre e hijo!!

Average: 9 (1 vote)
Categoria